Dicen que un rayo nunca golpea el mismo lugar dos veces, pero ellos nunca te han conocido.