Hay que aceptarlo tarde o temprano: el amor es la respuesta a la pregunta en nuestra mente.