Los soles y las lunas no permanecen juntos; sólo se eclipsan entre sí.